Generalitat de Catalunya - www.gencat.cat
LA MUERTE Y EL BIBLIOTECARIO
Fons Blanc
dibuix llapis
dibuix 1 color
dibuix 2 colors
dibuix 3 colors
dibuix colors finals

Los últimos tiempos en la vida de Demetrio, hijo de Fanóstrato, nacido en Falero (el antiguo puerto de Atenas, tranquilo y somnoliento, tan cercano, y tan distinto, del ruidoso Pireo) fueron como los de tantos hombres mucho menos importantes que él --incluso como los de tanta gente oscura. Tiempos de nostalgia y de rencor, un rencor sordo que a veces se le clavaba como un cuchillo. Fueron, sobre todo, tiempos de aburrimiento. Lo que no puede decirse, por suerte para Demetrio, es que fuesen muy largos --una larga decadencia esperando a la muerte, remolona. Tampoco fueron envilecidos por las repugnantes chacras de la vejez, ni por aquella pobreza que a Demetrio, desde su lejana juventud de adolescente ambicioso, le había asustado siempre tanto. Pero desde su caída en desgracia, y desde que el rey Ptolomeo -el segundo de tal nombre, Ptolomeo nieto del comandante Lagos, un oscuro oficial macedonio; Ptolomeo, a quién la adulación de los alejandrinos denominaba “el Filadelfo” porque se había casado con su propia hermana, un asqueroso incesto a la egipcia, indecoroso para un griego, inconveniente incluso para un potentado macedonio que conservase el juicio- desde que Ptolomeo II, pues, le había echado de Alejandría, Demetrio de Falero se consumía de rencor y aburrimiento.

 

«
»
esperi / espere / wait

dibuix colors finals

LA MUERTE Y EL BIBLIOTECARIO

Los últimos tiempos en la vida de Demetrio, hijo de Fanóstrato, nacido en Falero (el antiguo puerto de Atenas, tranquilo y somnoliento, tan cercano, y tan distinto, del ruidoso Pireo) fueron como los de tantos hombres mucho menos importantes que él --incluso como los de tanta gente oscura. Tiempos de nostalgia y de rencor, un rencor sordo que a veces se le clavaba como un cuchillo. Fueron, sobre todo, tiempos de aburrimiento. Lo que no puede decirse, por suerte para Demetrio, es que fuesen muy largos --una larga decadencia esperando a la muerte, remolona. Tampoco fueron envilecidos por las repugnantes chacras de la vejez, ni por aquella pobreza que a Demetrio, desde su lejana juventud de adolescente ambicioso, le había asustado siempre tanto. Pero desde su caída en desgracia, y desde que el rey Ptolomeo -el segundo de tal nombre, Ptolomeo nieto del comandante Lagos, un oscuro oficial macedonio; Ptolomeo, a quién la adulación de los alejandrinos denominaba “el Filadelfo” porque se había casado con su propia hermana, un asqueroso incesto a la egipcia, indecoroso para un griego, inconveniente incluso para un potentado macedonio que conservase el juicio- desde que Ptolomeo II, pues, le había echado de Alejandría, Demetrio de Falero se consumía de rencor y aburrimiento.

 

PRINT ePUB

Creative Commons License

El bibliotecari i la mort by Jaume Pòrtulas ; Carlos Ruiz ; Josep Alcaraz ; Jordi Colomer ; Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació
is licensed under a Creative Commons Reconeixement-No comercial-Sense obres derivades 2.5 Espanya License.

Avís Legal | Accessibilitat | Sobre el web | © Generalitat de Catalunya